Tango

Estancia plena de romanticismo para verse envueltos por la danza de las danzas de los treinta: el tango. Bajo la mirada de Carlos Gardel, surgen detalles y encuentros para ayudar a vivir y sentir, hoy, el pasado. Bandoneón de la época, escritorio secreter para esconder pequeñas transgresiones, fotografías, postales, música...
El amplio baño cuenta con bañera de patas al estilo de los 30, lámparas de Murano y espejos venecianos.

 

Habitación doble superior