El tiempo detenido de Erentxun y Utopía

Mikel llega de nuevo a Utopía en este Diciembre, cargado del alimento que nutre la bohemia: intentar ser feliz haciendo simplemente lo que su cuerpo levemente desmadejado, su voz de ajado terciopelo de cortina roja de escenario y su mente firme de creador de antojos y sueños efímeros, le pide. Nada más y nada menos. No valora mercados ni oportunidades, no echa cuentas de más rentabilidades que no sea el ritmo de sus cien latidos de alas de gaviotas en la sien, no mide más compás que el que le ofrece y arropa la sala repleta de otras vibraciones tan bohemias o más si cabe que las suyas, y es que no existen para él otros mundos más reales que su utopía, que es también la nuestra, desde que entra en ella hasta que se va por un tiempo, corto, anudada su garganta de lazos de emoción.

Son días y noches de vino y juventud, que transcurren por encima de la edad del tiempo.

Son noches y madrugadas de enredos de cuerdas de amor y sudor pegados al cuerpo de mujer de sus guitarras, por encima incluso del amor de los poetas que dicen fue para el que se concibió la noche y sus canciones.

Son madrugadas y amaneceres de recuerdos que no pueden asentarse porque viene otro día y otra noche y otra madrugada y la bohemia vive, y la pasión impregna la utopía, y todo el pequeño cosmos de utopía es erentxun y hasta johnny cash o dilan o elvis o marta o eva o francisco… son también erentxun, y todos somos con él carne desnuda y palpitante de placer, bohemia y utopía.

Impresiona lo que aquí sucede y hasta tiene un halo de misterio, porque da igual lo que cante o lo que diga o lo que aplaudamos o lo que contemos, la barra libre del tiempo detenido está abierta y nadie queremos perdernos un segundo de emoción contando miserablemente los minutos, porque todos somos parte imprescindible de una ceremonia de dioses: la de ser felices juntos, bebiendo a pequeños sorbos bohemia y emoción, sin más tiempo que el que marca la emoción y la bohemia.

Mikel Erentxun acaba de escribir sobre Utopía:

 

“Es difícil describir el significado de UTOPIA.

Es difícil explicar lo que allí ocurre.

No es sólo el escenario…

Es el aire que se respira,

las conversaciones que se cruzan,

las miradas que se disparan,

las palabras que se adivinan,

las sorpresas a ras de suelo,

los amigos que se encuentran,

las bebidas y las comidas.

Es un todo.

Ya forma parte de mi vida.

Hay que vivirlo para entenderlo.

He subido 9 veces a ese escenario en los últimos años,

y espero que sean muchas más.

Gracias MIguel Angel por hacer esto posible.”

 

Tú eres, Mikel, el alquimista que detiene el tiempo, no nosotros. Tú has teñido de oro las noches de utopía y nos las hemos bebido a pequeños sorbos, juntos y agradecidos, ¡qué ya es bastante!

Escribir comentario

Comentarios: 0