La Teoría de la Conspiración

Cuando enseñamos en el Museo de Utopía el original de la Revista LIFE de Julio de1937, en el que la prestigiosa revista americana publicó la foto de Robert Capa, de la muerte del Miliciano, raro es que el visitante no manifieste que ha oído o leído que la imagen es falsa o está trucada.
Sin entrar en el fondo insondable de lo que esa tarde allí sucedió exactamente, ni olvidar que no es raro que haya cocina tras las fotos más famosas de la historia, no puedo evitar en este caso oleadas de perplejidad.
Al parecer hay auténtica pasión últimamente por dejar claro que el tal Capa era un farsante, un chiquilicuatro, un oportunista, un don nadie. Aunque no deja de resultar curioso que a la hora de valorar desde España a un artista de tan larga trayectoria y prestigio, se le juzgue por el anecdotario de su primera foto publicada a escala mundial, no se puede ignorar que era periodista y extranjero, maridaje obviamente sospechoso, aún hoy. Pero lo que ya no resulta tan trivial es que no se suele mencionar que para poder efectuar el cambalache aquella tarde en Cerro Muriano o dónde fuese, se necesitó de la activa colaboración y complicidad del miliciano, de sus compañeros de armas, de los demás periodistas presentes, incluida la novia de Capa, la más que ilustre y famosa mundialmente reportera de guerra del Life, Gerda Taro. Todos, en pleno frente, orquestando un sainete, un disparate goyesco, una broma de muy mal gusto que, encima, y eso nadie lo duda, terminó aquel mismo día con la muerte de varios de ellos.
Y digo yo, ¿y si toda la tragedia fue mentira?, ¿y si realmente los símbolos y documentos que avalan o avalaban aquel hecho o miles de otros hechos, fueron fruto de una gigantesca conspiración? Realmente... ¿existió Franco?

Escribir comentario

Comentarios: 2
  • #1

    Adrián Montes (miércoles, 27 enero 2010 16:11)

    No acabo de entender muy bien por qué ha de ser más importante descubrir quién fue La Gioconda, si es que fue alguien, que el propio cuadro, o saber si Mozart retocó o no Don Giovanni antes que el disfrute de su ópera, o si Casablanca deja de ser una excelente película al saber que se rodó en un estudio sin haber jamás pisado nadie del equipo la susodicha ciudad. ¿Es o no es la foto? ¿Es vanguardia? ¿Es emotiva? ¿Es símbolo? Pues eso.

  • #2

    Manu (jueves, 28 enero 2010 10:03)

    No te conocía, sabía de tu hotel y tu web por mi amigo Ramón y me ha encantado este artículo. MUy buen punto de vista.