Cadáver Exquisito

Fue en un pueblo sin mar. Mikel Urmeneta llegó una noche de verano a Utopía y se quedó para siempre. De los múltiples papeles que le adjudican en su vida, optó por ser lo que es, cadáver exquisito. Gin Tonics con pepino y mojitos que se iban endulzando a medida que se acercaba la madrugada, fueron los guardianes del espíritu cierto y surreal de la realidad que esa noche compartió Mikel con Merche, Jabi y conmigo. El cadáver exquisito, ese juego perverso e inocente creado por los surrealistas, consistente en escribir un texto, mostrar sólo la última frase al siguiente amigo escritor y así hasta completar una narración con la coherencia del azar y la fortuna del inconsciente colectivo, fue, en decenas de intentos, la fragua de la amistad.
Me había contado Maruja Mallo sus noches de cadáveres exquisitos en los treinta con Paul Éluard y André Breton. Me había relatado don Luis Buñuel como en la Residencia de Estudiantes era un juego casi obligado en la habitación de Dalí o Federico. También Eduardo Westerdhal y Pérez Minik me dijeron como se dibujaban, con igual técnica que los relatos, cadáveres exquisitos en el París de los treinta ... pero nadie hasta esa noche se me había acercado y, con la misma naturalidad con que se propone compartir copa y desamores, me había planteado hacerlos.
Hoy, pasados varios meses de esa noche, sé que Mikel Urmeneta no es nada de lo que la gente cree que es. No es gin tonic, ni mojito, ni iconoclasta, ni loco, ni fiestas, ni gastrónomo, ni amante, ni genio, ni fotógrafo excelente, ni, aún menos, dibujante. Mikel no es tampoco un cadáver y evidentemente para nada es exquisito. Mikel es simplemente el niño perdido de las noches, que busca por Nueva York, Pamplona o Benalup, con quien poder compartir su inocencia.

Escribir comentario

Comentarios: 2
  • #1

    Alberto Requena (lunes, 18 enero 2010 21:46)

    Sigo las andanzas por el mundo de este personaje de Mikel Urmeneta desde hace muchos años. Me encanta que esté demostrando como con un equipo de tipos chiflados, como él mismo y los que le rodean en Kukuxumusu, se pueda hacer negoocio y exportar a medio mundo sin por eso dejar de pasárselo en grande. No me ha extrañado en absoluto que haya "ligado" con Utopía. Ël sabe muy bien lo que hace y de quien se rodea. Aconsejo absolutamente que nadie se pierda el Blog de Urmeneta en El País. Increible¡ Este Blog, por cierto, apunta pero que muy bien. Enhorabuena a Utopía, como siempre.

  • #2

    JUSTICIA (miércoles, 27 enero 2010 19:14)

    ENORABUENA!!!!POR EL BLOG,SOLO QUEL EXITO SE CONSIGUE SIN DEJAR CADAVERES EN EL CAMINO.ENORABUENA A UTOPIA COMO SIEMPRE!SUERTE!EL 4 DE FEBRERO!